¿Piso compartido o residencia de estudiantes?

Pronto empiezas una nueva aventura, y quieres saber que es mejor, compartir piso con otros estudiantes o irte a una residencia universitaria. Nosotros te ayudamos, hemos preguntado a varias personas que han pasado por ambos tipos de alojamiento para que puedas salir de dudas.

Residencia universitaria

Las residencias universitarias

Son un todo incluido (o casi) para los estudiantes, lo más parecido a un hotel y están pensadas para que te tengas que ocupar del menor número de cosas posibles. Claro está que esto conlleva un precio bastante más elevado que compartir un piso con otros compañeros de tu carrera. Sueles contar con facilidades extra como servicios de comida, gimnasio, lavandería y muchas zonas de ocio donde podrás hacer nuevas amistades. Punto clave ya que a diferencia del piso (donde seréis máximo 4 personas), en la residencia te rodeas de cientos de jóvenes de tu edad y conocerás a mucha más gente. En cuanto a los estudios, suelen contar con diversas salas de estudio donde puedes céntrate en tus tareas.

 

Los pisos compartidos de estudiantes

A diferencia de las residencias universitarias, en un piso si que has vivido. Quizá has tenido suerte y tus padres se han encargado de las tareas del hogar, pero tienes que saber lo que conlleva vivir en un piso: te tienes que cocinar, limpiar la casa, ordenar, poner lavadoras etc… Olvídate de que tu ropa aparezca limpia encima de tu cama cada dos días. ¡Pero también tiene muchas ventajas! La libertad que tienes en un piso no es comparable con una residencia, es tu casa y puedes hacer «lo que quieras» sin que ninguna persona de seguridad te vaya a llamar la atención (es bastante común en las residencias que cada año expulsen a 1-2 personas por comportamientos indebidos). Por último, el precio no tiene nada que ver, si compartes entre 3-4 personas puedes estar pagando tranquilamente 300-500€, bastante menos que en una residencia.

 

Ventajas de una residencia universitaria (Pros)

  • Tu circulo de amigos será mucho más amplio que en un piso, y esto especialmente si eres nuevo en una ciudad es de vital importancia.
  • La comodidad que te ofrecen los servicios de la residencia no podrás encontrarla en un piso. Están pensadas para que puedes dedicar tu tiempo a lo importante sin perder el foco.
  • La cercanía a la universidad suele ser mucho mayor desde las residencias y esto especialmente en ciudades como Barcelona o Madrid puede mercar la diferencia entre despertarte a las 7 o las 8 de la mañana.
  • Te olvidas por completo de los problemas. ¿Se te ha roto el baño? No hay problema, pasas aviso en recepción y pasaran a arreglártelo sin que tengas que mover un dedo ni pagar nada.

 

Ventajas de un piso de estudiantes (Pros)

  • Tienes muchas más libertad que en una residencia, es tu piso y puedes hacer lo que quieras cuando quieras.
  • Es mucho más barato compartir piso con otros estudiantes que pagar una habitación en una residencia.
  • Maduras mucho más rápido y te haces adulto antes. Empezarás a entender las responsabilidades de una casa, hacer la compra, la limpieza…